Prefabricados de hormigón en alta cordillera - caso los libertadores

Ernesto Villalobos - Preansa
20
Ago

Complejo Fronterizo Los Libertadores

A 3.000 metros sobre el nivel del mar, se construye el nuevo Complejo Fronterizo en el Paso Los Libertadores, ubicado a 68 km de la ciudad de Los Andes, en la Región de Valparaíso. La instalación, en la frontera de Chile con Argentina, atenderá un mayor flujo de personas, vehículos y transporte de carga con Argentina (más de 4,3 millones de toneladas y sobre 1,5 millones de personas en tránsito), constituyéndose además, en la principal conexión terrestre entre Chile y el MERCOSUR, con un mercado potencial de 190 millones de personas.

Las principales obras consideradas en el proyecto son el edificio de Control e Inspección, el Edificio de Alojamiento para funcionarios, Subcomisaria de Carabineros de Chile, Vialidad de acceso y empalmes con la Ruta 60-CH, entre otras obras menores.

Un proyecto con diversas consideraciones técnicas debido al clima extremo. Colocación de hormigón para las fundaciones a -20°, utilización de hormigones prefabricados, y la generación de carpas para lograr un microclima adecuado, fueron parte de los desafíos en la alta montaña.

Hormigón prefabricado

Uno de los grandes protagonistas de la obra fue la ejecución de hormigón prefabricado, sistema constructivo que se contempló desde el inicio del proyecto. En la Cordillera, en pleno invierno la sensación térmica puede alcanzar los -20°C, escenario que determinó la ruta crítica del proyecto.

“En esas condiciones climáticas el fraguado del hormigón tiene una dificultad enorme. La reacción química de fraguado del hormigón comienza, en términos prácticos, recién a los 0°C. Al hacer las mediciones de la temperatura interior del cáliz de las fundaciones, éstas registraban -10°C, con lo cual resultaba imposible ejecutar el mortero de fijación del pilar prefabricado a la fundación. Las fundaciones fue lo único que se hizo in situ y con grandes dificultades, para lograrlo se generaron carpas con autoclave para lograr el clima necesario para que el hormigón tuviese la reacción de fraguado”, comenta Ernesto Villalobos, gerente general de Preansa, empresa que junto con SIRVE desarrollaron la ingeniería del proyecto.


Inscríbete aquí

Leave a Reply